Sequedad ocular

El síndrome de ojo seco es una enfermedad multifactorial y crónica que aparece por falta de lubricación a través de las lágrimas. Es una afección frecuente ya que afecta al 30% de la población. Si no se trata es bastante molesta pues produce síntomas como ardor y picor en los ojos, problemas visuales y, en los casos más graves lesiones en la córnea y la conjuntiva.

Tanto el diagnóstico del ojo seco como su tratamiento deben realizarse de forma personalizada y por un equipo especializado en la patología.

De hecho, hay varias causas y tipos de ojo seco por lo que varía la severidad  y el tratamiento a seguir con cada paciente debe ser individualizado para conseguir resultados terapéuticos óptimos.

La causa del ojo seco es la ausencia de lágrimas o la falta de calidad de las mismas por lo que no son capaces de realizar su función de hidratar el ojo. Algunas situaciones pueden empeorar la sequedad: la exposición al aire acondicionado, a bordo de un avión o después de mirar la pantalla del ordenador durante horas.

Síntomas del ojo seco

Los síntomas de esta patología, que suele afectar a los dos ojos, son variados pero los más habituales son:

  • Ardor, picor o pinchazos en los ojos.
  • Sensibilidad  lumínica (fotofobia).
  • Enrojecimiento ocular.
  • Dificultad para conducir de noche.
  • Ojos llorosos.
  • Fatiga ocular.
  • Visión borrosa.
  • Dificultad para el uso de lentes de contacto.
  • Incomodidad, sensación de cuerpo extraño en el ojo.

Causas del ojo seco

Síntomas del ojo seco

Los ojos secos se deben a una variedad de causas que modifican la película lagrimal sana. Esta tiene tres capas: lipídica, acuosa y mucínica.

La sequedad ocular puede producirse si cualquiera de estas capas tiene algún problema ya que es la combinación de las tres la que mantiene la superficie ocular lubricada y limpia.

Los cambios hormonales, las enfermedades autoinmunitarias, la inflamación de las glándulas sebáceas del párpado o enfermedades oculares alérgicas provocan disfunción de la película lagrimal. Algunos pacientes tienen ojos secos por una disminución en la producción de las lágrimas y otras por un aumento de la evaporación de las mismas. Con frecuencia pueden darse las dos situaciones.

Menor producción de lágrimas

Esta afección se denomina queratoconjuntivitis seca. Y puede deberse a alguno de los siguientes factores:

  • Edad (se asocia con el envejecimiento).
  • Algunas enfermedades crónicas como el síndrome de Sjögren, el lupus, la sarcoidosis, la artritis reumatoide, la fibromialgia, enfermedades oculares alérgicas, problemas de tiroides o falta de vitamina A.
  • Medicamentos como antihistamínicos, terapia de reemplazo hormonal, anticonceptivos, antidepresivos, antihipertensivos y medicamentos para tratar  el acné o la enfermedad de Parkinson. También tratamientos oncológicos como la radioterapia y la quimioterapia.
  • Desensibilización de los nervios de la córnea debido al uso de lentes de contacto, daño en los nervios o el causado por una cirugía ocular láser. No obstante, los síntomas de los ojos secos relacionados con este procedimiento suelen ser temporales.

Evaporación excesiva de la lágrima

Las causas más frecuentes de la mayor evaporación de las lágrimas son:

  • Disfunción de las glándulas de Meibomio.
  • Parpadear con menos frecuencia de la necesaria. Puede deberse a patologías como la enfermedad de Parkinson o a momentos de mucha concentración en actividades como leer, conducir o trabajar con el ordenador.
  • Tener los párpados hacia fuera o hacia adentro.
  • Alergias oculares.
  • La exposición al viento, humo o aire seco
  • Falta de vitamina A

Factores de riesgo

Los factores que predisponen a este síndrome son:

  • Tener más de 50 años. La producción lacrimal disminuye con la edad. Los ojos secos son más comunes en mayores de 50. De hecho, esta patología afecta a casi la totalidad de las personas con edades avanzadas.
  • El sexo. Las mujeres tienen mayor predisposición por cambios hormonales como los que se producen en el embarazo, por el tratamiento con píldoras anticonceptivas o durante la menopausia.
  • Una dieta con baja ingesta de vitamina A, presente en alimentos como el brócoli o la zanahoria; o bajo contenido en ácidos grasos omega 3 como los del pescado o las nueces.
  • El uso de lentes de contacto o haber pasado por una cirugía refractiva.

Las personas con ojos secos son más propensas a infecciones oculares, daños en la superficie de los ojos (inflamación ocular, abrasión de la superficie de la córnea, úlcera corneal e incluso pérdida de visión) y una menor calidad  de vida frente a las actividades cotidianas como pueda ser la lectura o algunos hobbies.

¿Cómo prevenir el ojo seco?

Las personas con ojos secos es importante que puedan prevenir aquellas situaciones en las que se desarrollan los síntomas. Por tanto:  

  • Hay que evitar que el aire de secadores, ventiladores, etc. sople directamente en los ojos.
  • Es importante evitar ambientes muy secos. En invierno es recomendable el uso de un humidificador.
  • Los ojos deben descansar. Si estás haciendo alguna tarea que requiera mucha concentración visual, para de forma periódica. Cierra los ojos o pestañea varias veces para esparcir lágrima por toda la superficie ocular.
  • En ciertos ambientes como a bordo de un avión, el aire es muy seco. Se recomienda cerrar los ojos con frecuencia durante unos minutos para que disminuya la evaporación de las lágrimas
  • No fumes y evita el humo ya que empeora los síntomas de los ojos secos.
  • Utiliza lágrimas artificiales.
  • La pantalla del ordenador debe estar por debajo del nivel de los ojos. Así se abren menos y se ralentiza la evaporación de las lágrimas.

Tratamiento del ojo seco

En función de las causas y sintomatología, el ojo seco puede requerir diferentes tratamientos más allá del uso de lágrimas artificiales que se administran en consulta. En Clínica Suárez Leoz contamos con el equipo EyeLight que permite tratar esta patología con luz pulsada intensa (IPL) y luz modulada (LLLT). También puede aplicarse a otras patologías oculares como el chalación, orzuelos y blefaritis.

Luz pulsada intensa para tratar el ojo seco

La IPL es una fuente de luz de alta intensidad que permite tratar en consulta el ojo seco ya que consigue efectos antiinflamatorios, antimicrobianos y antiparasitarios. Puede ir acompañada de otros tratamientos adicionales como la terapia de luz de bajo nivel (LLLT). Este tratamiento consigue una  fotoactivación celular atraumática mediante la utilización de diodos emisores de luz (LED) de longitudes de onda específicas. Esta fotoactivación da como resultado la reparación de células dañadas y mejora la función celular en las normales.

Tratamiento ojo seco

El tratamiento IPL consiste en la aplicación de 5 impactos (flashes) en la zona de los pómulos. La sesión es muy rápida, indolora y se realiza de manera ambulatoria.

El tratamiento LLLT se aplica con la ayuda de una máscara que emite una luz modulada LED de manera indolora y ambulatoria, en un proceso que tarda solo 15 minutos.

Los efectos beneficiosos de ambos tratamientos se potencian al aplicarse en sinergia. Se requieren de varias sesiones para obtener los resultados más satisfactorios y duraderos.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2014 © Copyright - Clínica Suárez Leoz

Llámenos        914 471 114