La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas quirúrgicas que se emplean para corregir o minimizar uno o varios problemas refractarios oculares como la miopía (mala visión de lejos), la hipermetropía (mala visión de cerca), el astigmatismo (la córnea no presenta la misma curvatura en todas sus zonas) o, incluso, la presbicia (vista cansada). El objetivo de este tipo de cirugía es permitir al paciente prescindir de la necesidad del uso de gafas o lentillas para ver bien.

La imagen penetra en el ojo a través de la córnea y del cristalino y se proyecta en la retina mediante un proceso conocido como refracción. Desde la retina, se transmite al cerebro a través del nervio óptico. No obstante, si el ojo tiene algún defecto refractivo como los ya citados, la imagen se proyecta de forma anómala por lo que se produce una visión borrosa.

Tipos de cirugía refractiva

Existen dos grandes tipos de cirugía refractiva:

  • Técnicas láser
  • Lentes intraoculares

Técnicas láser

  • FEMTOLASIK o láser de femtosegundo

Al hablar de técnicas láser, la gran referencia es LASIK (Laser-Assisted In situ Keratomileusis), que significa “queratomileusis in situ asistida por láser”. No obstante, en Clínica Suárez Leoz utilizamos la técnica FEMTOLASIK, que ha sustituido al tratamiento láser tradicional (LASIK) y es más segura y precisa.

Así, en la intervención por LASIK se usa una cuchilla, introducida en un aparato llamado microqueratomo, para realizar un corte superficial en la córnea y crear un flap. Después, se levanta el flap para aplicar el láser excimer en el estroma corneal, que es el que corrige las dioptrías.

Con FEMTOLASIK, el laser de femtosegundo no corta el flap, lo crea de una forma más exacta. Millones de microburbujas de aire separan de forma precisa las capas de la córnea. Esto origina un flap corneal con la profundidad, grosor, tamaño, localización y orientación deseada y con total exactitud y precisión.

  • TÉCNICA PRK

Se trata de una técnica de superficie. No se realiza flap corneal, sino que se separa el epitelio, la capa más superficial de la córnea y se aplica el Láser Excimer para corregir la curvatura de la córnea, eliminando las dioptrías. Por último, se coloca una lente terapéutica durante unos días hasta que se regenera el epitelio corneal.

Lentes intraoculares

Hay 2 tipos de lentes: las lentes fáquicas (ICL), que no requieren la extracción de cristalino para su colocación y lasafáquicas que se implantan tras la extracción de cristalino en una cirugía de catarata.

  • Las lentes fáquicas se implantan entre el iris y el cristalino. Están indicadas para pacientes jóvenes (menores de 45 años). Es una técnica reversible. Con estas lentes se pueden llegar a corregir unas 18 dioptrías en casos de miopía y hasta 10 dioptrías de hipermetropía. También está indicada en casos de astigmatismo alto, unas 6 dioptrías.

Además, estas lentes son las indicadas en caso de miopías y/o astigmatismos medios en pacientes que no tienen un grosor corneal suficiente para la cirugía con láser y en aquellos que tienen muchas dioptrías de miopía, hipermetropía o astigmatismo y que, por tanto, no son candidatos a cirugía con láser excímer.

La intervención dura alrededor de 8 minutos por cada ojo y se realiza con anestesia tópica (en gotas).

  • Las lentes afáquicas se implantan en lugar del cristalino tras la cirugía de catarata. Con ellas podemos corregir la miopía, la hipermetropía , el astigmatismo y la presbicia. 

Preoperatorio de la cirugía refractiva

Antes de la cirugía refractiva, el equipo médico de Clínica Suárez Leoz realiza un examen oftalmológico completo y diferentes pruebas preoperatorias. Así, se mide la agudeza visual, la refracción (número de dioptrías de miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia), la presión intraocular y fondo de ojo.

Entre los requisititos para una cirugía refractiva con láser, debe hacerse una topografía (medición de la curvatura y grosor de la córnea) para constatar el grado de resistencia y elasticidad de este tejido ocular.

Es recomendable que el paciente acuda acompañado y en ayunas.

Durante la cirugía, se pide al paciente que mantenga la mirada en la luz del microscopio. La operación dura unos cinco minutos por cada ojo y, en general se realiza con anestesia tópica (gotas).

Postoperatorio de la cirugía refractiva

La recuperación tras una cirugía refractiva es rápida. El paciente puede ver al salir de quirófano. Se recomienda que descanse y pase el mayor tiempo posible con los ojos cerrados, en un ambiente de semioscuridad. A las 24 horas de la operación se puede hacer vida normal. No obstante, se deben tener en cuenta los siguientes cuidados post-quirúrgicos:

  • Evitar frotarse los ojos durante el proceso de cicatricación.
  • No utilizar maquillaje de ojos al menos un mes.
  • Evitar dormir boca abajo durante la primera semana tras la intervención.
  • Mantener limpia la piel que rodea al ojo y el párpado.
  • No tocarse los ojos, ni taparlos con la mano ya que son acciones que aumentan el riesgo de infecciones.
  • Utilizar gafas de sol para minimizar la posibilidad de contraer una infección y evitar deslumbramientos.
  • Cumplir con el tratamiento que prescriba el oftalmólogo y aplicar el colirio de forma correcta.

Beneficios de la cirugía refractiva

Este tipo de intervención tiene numerosas ventajas para los pacientes:

  • Permite al paciente dejar de usar lentillas o gafas.
  • Son intervenciones sencillas y cortas.
  • El paciente gana calidad de vida.

Resultados de la cirugía refractiva 

La cirugía refractiva permite prescindir de gafas o lentillas. No obstante, el envejecimiento y los cambios que produce en los ojos provoca que los resultados de la intervención no duren toda la vida del paciente.

Aunque es una operación muy eficaz, algunas personas necesitarán usar gafas en etapas posteriores a la intervención. Ocurre sobre todo en pacientes con defectos refractivos de mayor grado, a quienes se recomienda lentes para algunas actividades cotidianas (conducir, leer o protegerse del sol).

Cirugía refractiva en la pandemia

Debido a la obligación del uso de mascarilla por la pandemia de la covid-19, la demanda de la cirugía refractiva ha experimentado un aumento. Muchos pacientes se han decidido por esta intervención por la incomodidad y la falta de visión que produce la formación de vaho en las gafas debido a las mascarillas.

2014 © Copyright - Clínica Suárez Leoz

Llámenos        914 471 114