Especialidades

El deterioro de nuestra visión es algo que nos afecta a todos tarde o temprano. Cuando llega ese momento, la mejor recompensa es saber que has acertado con los profesionales que cuidan de tus ojos.

Cataratas

En la clínica Suárez Leoz efectuamos más de 500 procedimientos de cirugía de catarata al año con una incidencia de complicaciones muy por debajo de la media nacional e internacional. Realizamos la operación de catarata mediante la técnica de facoemulsificación con mínimas incisiones en el ojo. Esta técnica aporta una serie de ventajas:

  • Se puede realizar de forma completamente indolora utilizando tan solo anestésico en colirio
  • No precisa ingreso hospitalario de manera que el alta es inmediata
  • No es preciso, en la mayoría de los casos, tapar el ojo tras la operación
  • No es preciso, en la mayoría de los casos, dar puntos tras la operación
  • Se consigue de forma rápida la recuperación de la visión tras la cirugía
Una vez extraída la catarata, sustituimos el cristalino por una lente intraocular. Mediante esta lente que fijamos en el ojo podemos corregir los defectos de graduación que existieran antes de la operación (miopía, hipermetropía, astigmatismo, vista cansada, …) Una vez finalizada la operación, el paciente debe evitar realizar esfuerzos físicos y aplicarse un tratamiento en forma de gotas durante unas dos semanas.

CATALYS

En la clínica Suárez Leoz disponemos del novedoso sistema para cirugía de catarata con láser Catalys. Usando dicho sistema, somos capaces de realizar todas las incisiones de una forma mucho más precisa y mucho más segura.
El nuevo sistema  Catalys sustituye la capsulorrexis por una casi perfecta capsulotomía, que asegura la precisión y forma circular de la cápsula extraída y dobla la resistencia de los bordes de dicha cápsula, donde el cirujano coloca la lente artificial que sustituye al cristalino. Esto permite que la lente artificial quede mejor centrada y más ajustada, obteniendo un mejor resultado refractivo.El nuevo mecanismo ablanda la catarata, permite realizar incisiones mucho más precisas, mejora la herida reduciendo el riesgo de infección, perfecciona el posicionamiento de la lente intraocular y hace más previsible la corrección del astigmatismo asociada a la cirugía de la catarata. En consecuencia, ofrece mejores resultados refractivos, aumenta la seguridad de la intervención y estandariza el procedimiento.

1

Más información